La guía perfecta para asar brochetas de pollo.
android apple arrow cart-big-outline cart-full check chef-hat all-grid bullseye lightbulb circle-medium circle-small clock download download enlarge facebook instagram magnifier menu-arrow-down pointer printer share star twitter user-simple youtube scroll-indicator-fire scroll-indicator-arrow scroll-indicator-arrow scroll-indicator-arrow

Brochetas de pollo:
sabor y textura combinados en un pincho giratorio

¿Por qué las brochetas de pollo y las brochetas de verduras están tan ricas? Probablemente la respuesta la encuentres en esos pinchos (o asadores giratorios) que giran lentamente sobre el asador, llenando el aire de un aroma irresistible que hace que se nos haga la boca agua. No hay otro método de asado que consiga convencer a todos por igual y nos presente los sabores de esa manera. 

El asado giratorio no es una novedad: es una técnica que llevamos poniendo en práctica desde hace miles de años. Si piensas en las brochetas de pollo y las brochetas de verduras, forman parte de todas las esferas culinarias del mundo: desde los puestos de comida callejera hasta los platos más elaborados por chefs de renombre, pasando por los grandes aficionados a las barbacoas. Estamos ante un bocado que, además de ser la pieza principal en la parrilla, su proceso de cocinado es todo un espectáculo. Por otro lado, asar de esta forma consigue alcanzar un nivel de textura y sabor únicos. Aquí te dejamos unos cuantos consejos, no solo para que sepas cómo hacer un buen pincho de pollo, sino también para preparar unas buenas brochetas de verduras o cordero. 

Cuatro razones por las que las brochetas triunfan

1. Cocinadas en su propio jugo 

Al ir girando constantemente, la grasa brotará y bañará la carne, permitiendo que se cocine en su propio jugo. ¿El resultado? Una carne tierna y de lo más suculenta. Además, todo el exceso de grasa irá quedándose en la bandeja de goteo para que sea mucho más fácil de limpiar. 

2. Asado lento y saludable 

Al permitir que el pincho se vaya cocinando lentamente, la carne perderá menos humedad, quedará más tierna y no se secará. Con la cocción lenta se conservan más los sabores y así no tendrás que recurrir a las típicas salsas y aderezos, llenos de calorías. 

3. Cocción uniforme 

Si quieres saber cómo hacer brochetas de pollo para que te queden todas iguales, hazlas en un asador giratorio. La carne se cocinará uniformemente por cada uno de los lados hasta conseguir la consistencia perfecta. 

4. Crujiente por fuera, jugoso por dentro 

Si vas a asar un pollo, deja que vaya girando sobre el fuego. Así, conseguirás que quede crujiente por fuera y la piel quede dorada, pero sin llegar a quemarse ni chamuscarse. No te olvides de meterle unas cuantas astillas de madera al fuego para que te quede, además, con un toquecito ahumado perfecto. 

Brochetas de pollo: potencia al máximo su sabor

Cómo hacer las brochetas de pollo perfectas

Hazte con el equipo indicado y conseguirás sacar el máximo provecho de las recetas de pinchos de pollo. 

Utiliza accesorios que te ayuden de verdad 

Ya sea por el sabor o desde el punto de vista de la salud, es importante que el pollo se cocine bien. Nuestro pinche perfecto para una barbacoa, el Weber Connect Smart Grilling Hub, te permitirá controlar de forma rápida y sencilla la temperatura para que puedas asar de forma segura. Hazte con buen set para cocinar kebabs para que la experiencia sea de lo más divertida y fácil: deja que cada uno ponga sus brochetas de pollo, sus brochetas de verduras —o una mezcla de ambas— y déjalas en la barbacoa. Podrás ir girando fácilmente las brochetas sobre el soporte para conseguir así una cocción perfecta. Si estás interesado en hacerte con más accesorios para elevar a la enésima tu potencia tus recetas de pinchos de pollo, échale un vistazo a nuestros asadores giratorios

Prepara la carne 

Para hacer tus brochetas de pollo al horno, solo tendrás que ensartar la carne y la verdura en el pincho. Si te decides por un pollo asado o un corte de carne más grande, lo mejor es que optes por bridar el pollo con hilo de cocina. Coloca bien la carne en el espetón ayudándote de los tenedores para que no se mueva y asegúrate de que esté bien sujeto y no se tambalee. 

Prepara la parrilla 

Para empezar, coloca la bandeja de goteo en la parrilla para recoger el exceso de grasa que vaya cayendo. Independientemente de si tu barbacoa es de carbón o gas, el fuego debe ser bajo-medio, con calor indirecto, y la carne debe cocinarse a una temperatura de 180-200 ºC. Coloca el motor del asador, pon el espetón y deja que se cocine. 

En esto de la cocción giratoria, el pollo es el rey del mambo, pero también conseguirás un sabor único si pones a girar una buena paletilla de cordero, unas costillas o unos pinchos vegetarianos a la barbacoa. Puedes innovar en tu barbacoa preparando estas brochetas de cordero a la pimienta o preparar unas brochetas de langostinos dulces y picantes (o ambas, para iniciarte en el mundo del mar y montaña). 

Dale un giro a la perfección en forma de brochetas de pollo

Un asador giratorio es toda una atracción para la mesa. Pero es mucho más: también es algo que nos permite degustar pieles crujientes, carnes jugosas y un nivel de sabor que un asado tradicional no puede ofrecernos. 

Lánzate a cocinar estas delicias de kebab para meterte de lleno en el mundo de las brochetas. No te olvides del aspecto saludable de esta cocción: aprovecha para llenar de color unas brochetas de verduras o, mejor aún, léete nuestros consejos para saber cómo hacer brochetas de “pollo” a partir de yaca