Seguridad

La seguridad es primero

Instrucciones generales de seguridad

  • Lee íntegra y cuidadosamente el manual del usuario que viene con tu parrilla.
  • Coloca siempre la parrilla sobre una superficie sólida y plana, no inflamable y resistente al calor. No lo pongas nunca en un espacio reducido ni donde exista mucho paso de personas.
  • Mantenlo lejos del alcance de niños y animales de compañía.
  • Para proteger tus brazos y manos cuando manipules la parrilla caliente, debes usar siempre guantes para asar, así como herramientas largas y de buena calidad.
  • Pon un cuidado especial al usar aceite en la parrilla. Úsalo sólo cuando sea absolutamente necesario, aplicándolo a la rejilla de cocción con papel de cocina. Los alimentos untados con aceite o previamente marinados siempre deben secarse un poco con papel de cocina para evitar que el aceite o el marinado goteen y causen llamas.
  • Ten cuidado con la ropa que llevas puesta: ¡los materiales fácilmente inflamables no son aptos para trabajar en el parrilla! Para proteger tu ropa del calor y de las salpicaduras de grasa, debes usar siempre un delantal para parrilla.
  • No ases cerca de objetos inflamables.
  • Nunca uses agua para extinguir las llamas.
  • Nunca ases en espacios cerrados (incluido el garaje). Todas las parrilla Weber están exclusivamente diseñadas para uso en exteriores.

Instrucciones de seguridad para parrillas a carbón

  • Los líquidos para encender carbón son un riesgo para la seguridad, por lo que es mejor evitarlos completamente. En su lugar, puedes usar cubos de encendido.
  • Usa el encendedor de carbón en la rejilla para carbón, no en el suelo.
  • Apaga las brasas después de asar cerrando las ventilas inferiores (sistema One-Touch) y la ventila de la tapa.
  • Déjalas enfriar hasta el día siguiente y deséchalas después de, al menos, 12 horas.

Instrucciones de seguridad para parrillas a gas

  • Enciende siempre la parrilla con la tapa abierta.
  • Revisa y limpia regularmente las bandejas de grasa.
  • Siempre apaga primero el gas en la parrilla y después cierra el tanque.
  • No guardes nunca el tanque de gas en espacios cerrados.
  • La manguera de gas debe revisarse regularmente para descartar la existencia de fugas (especialmente, después de un largo periodo sin usar).